lunes, 19 de noviembre de 2007

Principales tipos de poemas líricos


  • El Madrigal

Concepto: es una composición breve en la cual el hablante expresa un sentimiento amoroso delicado.

Madrigal

Por tus ojos verdes yo me perdería,

sirena de aquellas que Ulises, sagaz,

amaba y temía.

Por tus ojos yo me perdería.

Por tus ojos verdes en lo que, fugaz,

Brillar suele, a veces, la melancolía;

Por tus ojos verdes tan llenos de paz

Misteriosos como la esperanza mía;

Por tus ojos verdes, conjuro eficaz,

Yo me salvaría.”


  • La Oda

Concepto: Es un canto apasionado en el que el hablante lírico expresa un sentimiento de exaltación, entusiasmo, adhesión y admiración.


“Oda a la Cebolla”

(Pablo Neruda)

<<Cebolla
luminosa redoma,
pétalo a pétalo
se formó tu hermosura,
escamas de cristal te acrecentaron
y en el secreto de la tierra oscura
se redondeó tu vientre de rocío.

Bajo la tierra
fue el milagro
y cuando apareció
tu torpe tallo verde,
y nacieron
tus hojas como espadas en el huerto,
la tierra acumuló su poderío
mostrando tu desnuda transparencia,
y como en Afrodita el mar remoto
duplicó la magnolia
levantando sus senos,
la tierra
así te hizo,
cebolla,
clara como un planeta,
y destinada
a relucir,
constelación constante,
redonda rosa de agua,
sobre
la mesa
de las pobres gentes.

Generosa
deshaces
tu globo de frescura
en la consumación
ferviente de la olla,
y el jirón de cristal
al calor encendido del aceite
se transforma en rizada pluma de oro.

También recordaré cómo fecunda
tu influencia el amor de la ensalada
y parece que el cielo contribuye
dándote fina forma de granizo
a celebrar tu claridad picada
sobre los hemisferios de un tomate.

Pero al alcance
de las manos del pueblo,
regada con aceite,
espolvoreada
con un poco de sal,
matas el hambre
del jornalero en el duro camino.
Estrella de los pobres,
hada madrina
envuelta en delicado
papel, sales del suelo,
eterna, intacta, pura
como semilla de astro,
y al cortarte
el cuchillo en la cocina
sube la única lágrima
sin pena.
Nos hiciste llorar sin afligirnos.

Yo cuanto existe celebré, cebolla,
pero para mí eres
más hermosa que un ave
de plumas cegadoras,
eres para mis ojos
globo celeste, copa de platino,
baile inmóvil
de anémona nevada
y vive la fragancia de la tierra
en tu naturaleza cristalina.>>

  • La Égloga

Concepto: es una composición poética pastoril, en la cual el hablante lírico idealiza la naturaleza y la vida en ambientes bucólicos, mientras canta a situaciones amorosas.

Égloga Primera (fragmento)

Gracilazo de la Vega (español, 1503-1536)

“El dulce lamentar de dos pastores

Salicio juntamente y nemoroso,

He de contar sus quejas imitando;

Cuyas ovejas al cantar sabroso

Estaban muy atentas, los amores,

De placer olvidadas escuchando.

Saliendo de las ondas encendido

Rayaba de los montes en altura

El sol, cuando Salicio, recostado

Al pie de una alta haya, en la verdura

Por donde un agua clara con sonido

Atravesaba el fresco y verde prado;

Él con canto acordado

Al rumor que sonaba

Del agua que pasaba,

Se quejaba tan dulce y blandamente

Como si no estuviera de allí ausente

La que de su dolor culpa tenía;

Y así como presente,

Razonando con ella, le decía.

  • El epigrama


Concepto: es una composición brevísima en la cual el hablante expresa un sentimiento festivo, generalmente satírico y burlón.


A quien yo sé

(J.M.Bartrina)

“Me engañas, y: ¡no has sido tú el primero!”,

Dijeron mis amigos,

Un tiempo de tus pérfidos engaños

Víctimas o testigos.

No se quién fue el primero, más el último

Sé que será un gusano:

Buscará el corazón de tu cadáver

Y ha de buscarlo en vano.”

  • El Soneto


Concepto: consta de catorce versos endecasílabos (11 sílabas), con rima consonante, divididos en dos cuartetos y dos tercetos.


Soneto de repente

(Lope de Vega)

“Un soneto me manda hacer violante,

Que en mi vida me he visto en tanto aprieto:

Catorce versos dicen que es soneto,

Burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallará consonante

Y estoy a la mitad de otro cuarteto;

Más si me veo en el primer terceto,

No hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando,

Y parece que entré con e pie derecho,

Pues fin con ese verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo, y aún sospecho

Que voy a los trece versos acabando:

Contad si son catorce: ya esta hecho.”